8/12/09

Alfred Hitchcock y el arte de investigar

Miguel Delibes de Castro (profesor de investigación del CSIC)

Una amiga que presume de no serlo (opina que la amistad genera muchas obligaciones) me pasa un viejo artículo de un profesor americano de ciencias políticas, titulado “Alfred Hitchcock y el arte de investigar”. Ciertamente, los politólogos no son científicos experimentales (dejémoslo ahí, para no meternos en berenjenales), así que lo que considera Jonathan Kirshner, nombre del autor, toda la práctica de la investigación, a otros nos parece sólo una parte, no menor: la comunicación de los hallazgos. ¿Qué enseñan las películas de Alfred Hitchcock acerca del modo de comunicar la ciencia?

Más en "La ciencia es la única noticia" Diario Público

____________________________________
Ya sabía yo que alguna conexión había de haber. Al fin la encontré.

8 comentarios :

Gloria dijo...

”información que tenga el espectador pero no el personaje que aparece en la pantalla y con quien se identifica aquél”...muy buen apunte!

Desde luego, para tí... un hallazgo este artículo, si ya decías tú qué...

:)

David Herrero dijo...

Me parecía necesario dicho apunte para concretar aún más a los posibles lectores en qué consistía para este director el suspense cinematográfico, del cual se decía, y se dice, que era el genio. The master of suspense! cantaban los posters de sus películas:
http://tiny.cc/k7Pjd
http://tiny.cc/5mTHq
Aunque para mí es el maestro de algo aún más grande, incluso que el McGuffin, se trata del cine.

Es apasionante bucear por las profundidades del océano "hitchcockiano", se encuentran unos tesoros increíbles bajo la superficie de The master of supense! Fíjate en este mismo, por ejemplo.

Quién sabe lo que guardará el océano científico para los osados que se atrevan a sumergirse en él...

Gloria dijo...

Hoy viendo en un despiste la tele he oído mencionar que Hitchcock fumaba puros (y esto se relacionaba con su alto nivel de inteligencia... : ) ), y me he acordado de los carteles de “The master of suspense”! el segundo de ellos... parece una historia romántica, puede ser cierto?? ¿quizá yo tenía una errónea idea de lo que abundaba en sus producciones?

David Herrero dijo...

Puros e inteligencia... es posible que los utilizara, más allá de sus propios momentos íntimos y de disfrute, para publicitarse "inteligentemente" (http://tiny.cc/G7Olj) No se me ocurre otra relación jaja!

Respecto a tu idea previa de North by Nortwest, no deatinas demasiado. En efecto, una de sus posibles lecturas es la de una historia de amor, y a su vez es muy interesante observarla desde las dos perspectivas posibles, las de sus protagonistas; otra sería una pesadilla convertida en realidad, que en realidad, valga la redundancia, es el tema favotito de Hitchcock, el hombre injustamente acusado; otra sería una historia de espionaje, otra... en fin, que mejor que la veas!

PS. Fíjate en lo que porta la bellísma Eva Marie Saint en su mano izquierda. Puro suspense! (como yo puntualizaba anteriormente) Fíjate en que tú, como espectadora ya sabes algo que el protagonista no, y que le afecta más que inminentemente.

PS2: http://tiny.cc/ta6Yx

Alejandro dijo...

Hola


Pero qué bueno el artículo, sí que es un hallazgo. Y yo tratando de teorizar sobre el McGuffin educativo sin conocer todo esto, ay qué atrevida es la ignorancia¡¡¡

Me gustó sobre todo la distinción entre suspense y sorpresa, nunca lo había pensado así, con ese nivel de detalle y estoy de acuerdo. Para mi, y teniendo en cuenta a Cialdini, en un interesante artículo sobre la intriga y la docencia, o teniendo en cuenta a constructivistas como von Foerster, el tema del suspense siempre ha sido muy importante para mi, en el sentido de generar interés intrínseco. Y probablemente, a la hora de generar una dirección, el suspense sea mejor que la sorpresa. No obstante, creo que voy a romper una lanza también por la sorpresa, como ejemplo de feedback negativo, claro. Sin feedback negativo que contradice nuestro modelo del mundo (en forma de expectativa activa o pasiva) no hay información. Eso sí, lo que no me gusta es verlo como si tuviéramos que elegir entre ambos. ¿Qué tal crear un contexto de suspense con alguna que otra sorpresa?

Además de para artículos científicos, creo que lo podríamos aplicar (como si de una abducción se tratara, que es otro proceso a tener en cuenta a la hora de pensar y enseñar a pensar, como proponía Gloria) a la docencia. ¿No?

Por cierto, a mi me encantan las actrices de las películas de Hithcock. Y la escena en la que se encuentran en el tren, en North by Northwest es simplemente genial, supura sensualidad por los cuatro costados. Quién no ha fantaseado con encontrarse con una situación similar alguna vez. El diálogo que mantienen es genial, por lo ocurrente y divertido...

Por cierto, hace años me regalaron una pipa y desde entonces, tengo una pequeñita colección, je je... ¿vale como sustituto del puro?

Un abrazo

Alejandro

David Herrero dijo...

Hola Alejandro.

¡Claro que valen las pipas! aunque éstas sean un elemento más fordiano que hitchcockiano (no sólo por los indios de sus westerns) e incluso más distintivas que los cilindrillos de extremo incandescente ;)

He tenido que buscar la escena que comentas para recordarla en su plenitud... "siete multas de aparcamiento" le dice a la rubia Cary Grant, jaja! Tanta emoción y cuidado en cada escena hace que sucedan estas cosas: poder ver la película cien veces y en cada una de ellas descubrir algo nuevo. Esta en concreto es una de las "inagotables". ¿Sabías que este director llegaba hasta el extremo de dirigir la mirada de sus estrellas en algunas escenas?

Y es que, como dice Hitchcock, para que el suspense sea real, para que se convierta en el medio más poderoso posible para mantener la atención del espectador, es necesario otorgarle emoción, de lo contrario nos encontraremos con el banal "whodunit", con una mera curiosidad desprovista de emoción. Sería como resolver un crucigrama o un sudoku, esperas tranquilamente la respuesta a la pregunta: ¿quién ha matado? Ninguna emoción.

Así que, tomando tu proposición de no desechar por completo la sorpresa, "atrevidamente" te pregunto ¿Sería esto extrapolable al Mcguffin docente? ¿Debería el suspense tener una carga emocional para el "espectador"? De ser así, desde luego que la dificultad del reto se multiplicaría, así como la posible satisfacción de conseguir resultados positivos.

PS. La escena que comentas me ha hecho recordar otra del mismo director, otro primer encuentro. En este caso, sin palabras mediante, entre James Stewart y Kim Novak en Vértigo: http://tiny.cc/GleLM

Un saludo.

Gloria dijo...

Me quedo con esa posible relación entre “puros” (o pipas) e inteligencia... jajaja, para pasar al tema del suspense, de la sorpresa, de la emoción y... del McGuffin (Alejandro...! estoy empezando a comprender qué es mediante muy acertados ejemplos pero... ¿por qué nunca lo has mencionado en nuestras clases...? ¿quizá en el esperado 2C?).

Me interesaba mucho lo que decías, Alejandro, sobre un artículo que relacionaba intriga y docencia, también lo que comentabas de las estrategias para generar interés intrínseco... últimamente pienso bastante en todo esto. Voy a clase y, sin querer, “analizo” a la persona que se pone ante nosotros y que porta consigo una supuesta intención educativa. Hay todo tipo de personajes: algunos sueltan una charla sin esperar feedback alguno, otros se sienten inseguros y muestran una actitud defensiva y suspicaz al sentirse cuestionados, otros son desesperadamente “dependientes de campo”... : ) Afortunadamente, los hay también que intentan conectar con nosotros (y lo consiguen con algunos).

Creo que soy capaz de discernir algunos de los factores que hacen que una persona me llegue o no, que despierte mi interés más o menos o no, pero... en el grado del “hacerlo bien” o de “intentar hacerlo bien” en esto de la docencia, en tener en cuenta al alumno, en esforzarse en lo que haces... hay en mi opinión una infinidad de matices.

David, tú te cuestiones sobre un posible McGuffin docente... vaya cuestión, ojalá pudiéramos seguir profundizando.

Besos!

Paloma dijo...

Bueno, me gusta este paralelismo del cine con la investigación y también con el aprendizaje.

En el curso de la DBM(del que alardeo tanto ultimamente;)) recuerdo que Jhon,en algún momento, hablo de la conveniencia o no de responder a las preguntas cuando se plantean...algo así como ¿Cuando es convniente facilitar o cuando es mejor dejar que sea un reto descubrirlo?
Por supuesto, no de manera tan digital, contemplando una amplia gama de posibilidades entre una u otra actitud desde el aprendiz y el enseñante.

¡Caramba! es curioso como pueden relacionarse cosas que aparentemente no están relacionadas y la información que nos ayuda, esta relación, a ir elaborando.

Yo, puros...todavía,no; pipas...tampoco... pero cigarrillos..ejem.
Tal vez con una boquilla pueda darles un poco de "glamour" como esas bellisimas actrices que trabajaban con The Master(aunque creo que le gustaban las rubias ¿no es así,David?)

Saludos Gloria, Alejandro y David.
Paloma